Régimen de Añez mintió en resultado de casos con Covid-19 para cancelar elecciones de septiembre

El seis de junio, el régimen de Jeanine Añez informaba que para finales del mes de julio, Bolivia llegaría a loas 100 mil casos de personas infectadas con el virus Covid-19. Bajo este argumento es que el gobierno de facto solicitó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) el cambio de fecha de Elecciones Generales que estaban destinadas a ser para el domingo seis de septiembre.

Sin embargo, el día de ayer 31 de julio, el propio Ministerio de Salud informó que Bolivia cuenta hasta el momento con 76.789 casos confirmados. Esto demuestra que las estadísticas presentadas para la cancelación de las Elecciones Generales en Bolivia para el 6 de septiembre tienen un margen de error de 23.211 casos (23%).

Áñez cambio proyección de contagios al menos siete veces y politizó el tema en junio

El Gobierno de facto de Jeanine Áñez, dio por lo menos siete versiones distintas sobre las proyecciones de cuándo se registrará el pico más alto de contagios de Covid-19 en Bolivia. Siendo criticada por varios sectores que considera que usa estas estadísticas de manera política, para retrasar las elecciones, además de no dotar de pruebas a la población, ni insumos a los médicos, haciendo que los números de casos no sean los reales.

El 8 de abril, el exministro de Salud, Aníbal Cruz, declaró que el nivel de contagios por Covid-19 podría alcanzar un máximo de 48.000 casos en septiembre, su sucesor, el principal acusado por el caso Respiradores, Marcelo Navajas, indicó el 6 de mayo que el número de contagios hasta fines de ese mes sería de 10.000.

El 24 de mayo, el jefe nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, señaló que el gobierno de facto proyectaba 28.000 casos y 800 muertos para junio y julio.

El siguiente anuncio empezó a tener tintes políticos y fue realizado el 10 de junio por el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, que a días de conocerse la nueva fecha de elecciones el 6 de septiembre, informó que el punto más alto de contagio será a mediados y fines de agosto, empezando a cuestionar desde el gobierno la realización de los comicios que deben darle un presidente democráticamente elegido a Bolivia.

El 6 de junio, la actual ministra de Salud, Eidy Roca, informó que se prevé que el pico, estará en la primera quincena de septiembre, con 1300.000 casos y 100.000 solo hasta finales de julio. Este anuncio fue el que el gobierno de facto uso en una campaña de miedo para posicionar desde los medios a su servicio el cambio de la fecha de las elecciones y el que uso Salvador Romero para recorrer ilegalmente la votación al 18 de octubre.

El 21 de junio fue la misma Jeanine Áñez que junto a sus ministros señalaron que en septiembre Bolivia alcanzará el pico más alto de contagios, en una reunión -al parecer exitosa-, con el presidente del órgano electoral, Salvador Romero, en esa ocasión el Tribunal Supremo Electoral ratificó la fecha de los comicios, para cambiar después.

Esta no fue el último cambio en las fechas, el 27 de julio el Ministerio de Salud, informó que el máximo pico de contagios en los departamentos de Pando, Santa Cruz, Cochabamba y Potosí, están previstos para septiembre, Chuquisaca, La Paz y Oruro, en octubre y en Tarija en noviembre. Y hoy la ministra Roca afirmó sobre un posible rebrote de casos de coronavirus en el país a fin de año.