Pedido de juicio de responsabilidades llega a la Asamblea, estará en manos de Mesa y Camacho que se haga justicia

El presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, anunció ayer que hasta septiembre la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) tratará, en sesión plenaria, la aprobación del juicio de responsabilidades contra la exmandataria de facto Jeanine Añez por las masacres de Senkata y Sacaba de 2019, los votos decisivos para esto son de las bancadas de Carlos Mesa y Luis Camacho.

La autoridad legislativa informó que en los próximos días se reunirán para ver los procedimientos, esto en base al trabajo conclusivo de la Comisión Mixta de Justicia Plural y Defensa Legal del Estado que, hasta ahora, de los 20 procesos pendientes que datan desde 2004 aprobó 17 juicios de responsabilidades en contra de exautoridades

La Comisión Mixta de Justicia Plural deberá analizar también la última proposición acusatoria en contra de la exmandataria para el juicio de responsabilidades por el caso de las muertes de Senkata y Sacaba, la cual fue remitida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a la Asamblea Legislativa Plurinacional, informa el periódico Ahora el Pueblo.

Añez es acusada por la presunta comisión de los delitos de genocidio, lesiones leves y graves, y lesiones seguidas de muerte, por las intervenciones que causaron 38 fallecidos y decenas de heridos en noviembre de 2019.

A su vez, dicha Comisión deberá tratar también otras tres proposiciones acusatorias que fueron presentadas a esta instancia legislativa en enero, febrero y marzo. Los delitos son: resoluciones contrarias a la Constitución Política del Estado (CPE) y a las leyes, incumplimiento de deberes, delitos contra la libertad de prensa y atentados contra la libertad de trabajo.

Además cursan las denuncias presentadas por el ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima, por los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, uso indebido de influencias y conducta antieconómica e incumplimiento de deberes.

Actualmente, la exmandataria está detenida en la cárcel de Miraflores por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración, que corresponden a un proceso ordinario, por denuncia de la exdiputada Lidia Patty (MAS).