Página Siete se ofende de que el gobierno diga la verdad sobre el caso respiradores

Texto de opinión de Gabriel Rodriguez Olivera

El periódico de la familia Garáfulic, Página Siete, emitió una nota de prensa donde indirectamente cuestiona al gobierno por informar sobre el caso respiradores a la población. Excusándose en que la oración “La estafa de los respiradores, molestó a las personas” haya sido puesta como ejemplo en uno de los textos de educación a distancia, atacó al gobierno el día de hoy.

En su nota, el periodista Paolo Lizárraga informa que hubo malestar sobre este hecho por usuarios de redes sociales sin presentar ni una sola prueba al caso. Debo recordar que la falta de responsabilidad periodística tiene un carácter ulterior, caso contrario de no presentar pruebas ante el hecho es el medio y el periodista quien debe realizar las disculpas correspondientes a la población.

Yo les pregunto: ¿La estafa de los respiradores con sobreprecio molestó a las personas? ¡Obvio que si! En el momento más crítico de la pandemia del año pasado, la dictadura de Añez nos robó en la cara. Sencillamente a Página Siete le molesta que el gobierno hable la verdad sobre este hecho, porque este periódico ha sido participe de la dictadura desde sus inicios.

¿Hemos visto a Página Siete cuestionar al gobierno de Añez o el golpe de estado en Bolivia? Todo lo contrario, hemos visto como ha sido uno de los medios importantes del cerco mediático quién ocultaba la realidad de nuestro país. Algo importante y que se debe destacar es que la población ya no confía en la información de este periódico porque se ha vendido demasiado al fascismo, se la cayó la mascarilla de la neutralidad periodística.

La falta de coherencia forma la línea editorial de este periódico. Cada día Garafulic se entierra solo en sus errores.