Opinión: Longaric debe renunciar ante la vergonzosas medidas de repatriación

Texto realizado por Mirtha Justiniano Torrico.

Hemos visto en estos días las medidas inhumanas en que el gobierno trata al grupo de más de 200 personas que han clamado volver al país desde Chile. Como mujer me ha consternado mucho la actitud de maltrato que se ha dado por el gobierno de facto hacia esas mujeres y niños que están viviendo de manera precaria en Pisiga y que poco a poco se demuestran flagrantes violaciones contra los derechos humanos.

Finalmente para el día de ayer, el gobierno demostró su nivel de ineficiencia y discriminación en los gestos humanitarios con la aceptación de un vuelo proveniente del país chileno. En un comunicado algo cómodo, el ministerio de relaciones exteriores informaba a la población que el gobierno no esta invirtiendo un solo centavo del estado en dicho vuelo, así que «no se preocupen».

Este tipo de bochornos internacionales por parte del gobierno central demuestran el grado de falta de liderazgo que tienen en estos momentos de grave crisis por el Coronavirus. La que ha resaltado mucho en este parámetro ha sido la misma ministra de relaciones exteriores, Karen Longaric, quien en un gesto patriótico debería presentar su carta de renuncia en las siguientes horas ante la ineficiencia y los gestos inhumanitarios que se ha tenido.

En mi calidad de mujer, madre de familia y boliviana de corazón, no debemos permitir este tipo de hechos y que sean tomados con impunidad poco a poco la necesidad de realizar un juicio de responsabilidades contra Añez es cada vez más notorio.