Opinión: El feminismo burgués defiende a Añez

Texto escrito por Roberta Mercado B.

La presidencia de Jeanine Añez Chavez ha demostrado ser un terrible fracaso luego de un golpe de estado realizado en noviembre del año pasado. La falta de liderazgo ha sido muy notorio en estos tiempos donde el Coronavirus se ha apoderado de Bolivia. Una de las estrategias que se usa en estos tiempos es posicionar la imagen de mujer de Añez como respuesta al momento de crítica en su gestión. Un discurso que ha sido utilizado por las mujeres burguesas que promueven el falso feminismo y demonizan al hombre en un discurso fascista.

Si bien, uno de los objetivos del feminismo es la búsqueda de la equidad entre hombres y mujeres, también involucra un cambio social, económico y político. El mal llamado «feminismo burgués» sin embargo busca esclavizar a la mujer dentro de los estándares democráticos liberales donde las mujeres ricas puedan aplastar a las mujeres pobres.

Hoy son estas mujeres burguesas quienes defienden a Añez bajo el discurso de «no puedes criticar a Jeanine Añez porque antes que nada es mujer» tratando de tapar con esa su pésima gestión como la peor presidente que tuvo Bolivia en el siglo XXI.

Lamentablemente, no se puede tapar el sol con un dedo. Muchas de sus seguidoras han empezado a dejarla poco a poco entre la vergüenza de su elección y la falocracia hostil y asquerosa impulsada por personajes como Arturo Murillo y Erick Foronda quienes tratan a Jeanine Añez como la típica miss cruceña que debe dar la cara por la empresa, mientras son ellos quién toman el dinero y el poder por su espalda.

Las pocas que quedan consideran que la mediocridad de Añez es un buen ejemplo para la mujer boliviana. Un discurso lamentable cuando en nuestro país abundan mujeres con coraje y lucha.