Los 141 muertos de Carlos Mesa

Carlos Mesa ha sido parte de los tres momentos más sangrientos de la historia reciente de Bolivia. Hasta el momento cuenta con un número de 141 personas asesinadas y más de mil personas heridas en las gestiones como vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada el año 2003 y su participación en el Golpe de Estado el año 2019.

Carlos Mesa junto con Carlos Sánchez Berzaín y Gonzalo Sánchez de Lozada

El año 2002 Carlos Mesa y Gonzalo Sánchez de Lozada fueron posesionados como presidente y vicepresidente después de obtener el 22.46% de votos. Muchas de las estrategias políticas que se planteaban dentro de esa gestión era el crecimiento de impuestos a la población boliviana.

52284733.jpg (1024×718)

FEBRERO NEGRO DEL 2003

De esta manera es que inició Febrero Negro, la policía nacional se había amotinado tras que el gobierno de Goni intentó implantar un impuesto hacía los trabajadores donde también salían perjudicados los policías. El gobierno del MNR pretendía mediante el impuestazo a los salarios, recaudar recursos para mitigar su déficit fiscal, que una gestión anterior supero el 6% con respecto al Producto Interno Bruto (PIB), este impuesto era del 12,5% sobre los pocos “afortunados” que teníamos un trabajo “formal” y que percibíamos un salario mensual.

La chispa que detonó el conflicto fue la participación de estudiantes del colegio Ayacucho que lapidaron Palacio Quemado. Estas acciones llevaron a que las fuerzas militares deban participar generando conflictos con los policías amotinados a la otra esquina de Plaza Murillo. Esto desencadenó una balacera entre ambas fuerzas del estado y la movilización de distintos movimientos sociales.

Con el amotinamiento de la Policía y la convulsión social imperante en el país, se produjo un mortal enfrentamiento entre policías (apoyados por el sector sindical y movimientos sociales) y militares apoyados por Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa, estos últimos lograron convencer a la Comisión de Derechos Humanos de que las movilizaciones populares no eran otra cosa que una conspiración para cometer un asesinato contra Goni y Mesa.

Producto de estos enfrentamientos se tuvo un saldo de 36 personas fallecidas y más de 200 personas heridas.

LAS MASACRES DE SEPTIEMBRE Y OCTUBRE

Para septiembre del mismo año, empezaron nuevamente movilizaciones contra el gobierno de Sánchez de Lozada y Mesa tras decidirse la exportación de gas a Estados Unidos por medio de puertos chilenos. Todas las acciones se realizaron el 15 de septiembre cuando comunarios del lago Titicaca bloquearon carreteras en contra la exportación de gas natural por medio de Chile.

El asesinato de civiles en Warisata por órdenes directas de Carlos Sánchez Berzaín llevó a la COB y otras organizaciones sociales a exigir la renuncia de Goni. Para inicio de octubre diferentes agrupaciones sociales inundaron la ciudad de La Paz exigiendo la renuncia del presidente del país y la cancelación de la exportación de gas por puerto chileno. Esto llevó al gobierno de Sánchez de Lozada y Mesa a usar la policía y fuerzas armadas lo cual generó un alto número de bajas civiles y cientos de heridos, la mayoría de la ciudad de El Alto.

El 17 de octubre del 2003, Gonzalo Sánchez de Lozada renunciaba a su cargo y asumía la presidencia Carlos Mesa. A pesar de los ruegos del Comité Pro Santa Cruz que solicitaba a Goni quedarse a gobernar el país desde la ciudad de Santa Cruz con el respaldo armado y civil de esta agrupación, este decidió por huir a los Estados Unidos.

El saldo de estas acciones dejó 67 personas fallecidas y 417 personas heridas.

GOLPE DE ESTADO DEL 2019

Tras las elecciones realizadas el 20 de octubre del 2019 donde ganó Evo Morales Ayma con un 47.08% contra un Carlos Mesa que obtuvo el 36.51%, el líder de Comunidad Ciudadana junto con los lideres cívicos de Santa Cruz, la policía y fuerzas militares llevaron un Golpe de Estado buscando desconocer una nueva victoria del Movimiento Al Socialismo.

Estas acciones llevaron con la autoproclamación de Jeanine Añez como presidente de facto de Bolivia el 10 de noviembre del mismo años. Diferentes movimientos sociales salieron en defensa de la democracia boliviana y la defensa del presidente Morales, las autoridades golpistas decidieron utilizar fuerzas militares con armamento letal dejando grandes bajas civiles en el mes de noviembre.

Las acciones iniciadas por Mesa generaron un total de 38 muertes y un aproximado de 715 heridos y 624 personas detenidas.

CARLOS MESA, UN ASESINO DEL PUEBLO

De esta manera se puede destacar que Carlos Mesa tiene un historial de 141 personas asesinadas y 1332 personas heridas en todos los conflictos donde ha sido partícipe importante.