Economía: ¿Cómo dejó Carlos Mesa a Bolivia el año 2005?

Es común en los medios masivos de comunicación hablar de los catorce años de masismo, y de culpar a estos años de todo lo bueno y lo malo del país, pero nos preguntamos ¿realmente Bolivia era mejor hace 15 años? ¿cómo dejó Carlos Mesa el país y por qué pedíamos limosna para pagar salarios? El siguiente artículo te lo muestra.

Entre muchas variables económicas que se puede tocar en este artículo, hablaremos de solo las siguientes: el PIB, la deuda externa, el dólar, inflación, mora financiera y los ahorros de las personas en el sistema financiero.

El año 2005 fue el último año de neoliberalismo en el país cuando diversas movilizaciones sociales pedían la renuncia de Carlos Mesa por no haber cumplido sus promesas: nacionalización de los hidrocarburos, asamblea constituyente y finalmente justicia para las víctimas de octubre del 2003. ¿Cómo dejó la gestión económica de Mesa en aquel entonces?

El año 2005, Bolivia era un país considerado por los organismos internacionales como “de ingresos bajos”, es decir, pobre, lo que cambió después en el año 2015 donde ingresó a la categoría de “ingresos medios”, esto se debe a que el PIB de aquel entonces era de solo 9 mil millones de dólares, es decir, menos de 1/4 de lo que era hasta el 2019 bajo la última gestión del ex presidente Evo Morales. Estábamos debajo de Paraguay en la cola del país más pobre del continente.

La paradoja era que ese año Bolivia creció a 4,4% del PIB pero la pobreza se incrementó y también las diferencias sociales, es decir, que el crecimiento del PIB en la gestión del ex presidente Mesa era falsa, y que el dinero que se producía en el país se iba al exterior.

El segundo tema fue la deuda externa, en esa época la deuda externa en relación al PIB era de más o menos 60%, es decir, que de cada Bs 10 que se producían en el país Bs 6 se iban a pagar la deuda, que era mucho más alta que la que se tuvo durante los 14 años de masismo.

Así también, en relación al dólar, Bolivia tenía una tasa fluctuante, es decir, que variaba según las leyes del mercado, (en esa época 1 dólar valía Bs 8), esto permitía a los exportadores ganar más, pero al pueblo en general ganar mucho menos porque ellos recibían su salario en bolivianos, no en dólares, lo que fue también una de las principales causas de la inflación que llegó a aproximadamente 4,2% solo en una gestión, carcomiendo el poder adquisitivo de la gente.

La mora financiera se refiere al tiempo y la demora que tienen los prestamistas de pagar sus créditos al sistema financiero. En la gestión de Mesa ésta era de 14,1% quiere decir que la gente tardaba mucho en pagar sus deudas, y además que en muchos casos ni podía pagar, el año 2019, la mora financiera bajó al 2%. Este dato es muy importante porque demuestra la inestabilidad que tenía el sistema financiero boliviano.

Finalmente, y en relación a los últimos datos (la mora financiera y la fluctuación del tipo de cambio), la mayoría de los ahorros de los bolivianos eran en dólares, el 90% de los ahorros de la gente estaban en dólares, y solo el 10% en bolivianos, situación que cambió hasta el año 2019 cuando debido a la política de la bolivianización esto cambió y el 95% de los ahorros de la gente estaban en bolivianos.

Con esa terrible gestión económica todo concluyó con la conocida frase de Mesa pidiendo limosna en televisión nacional para pagar salarios ante la falta de dinero y también ante los despidos masivos que se realizaban en el sector público.

Esa fue la Bolivia que dejó Carlos Mesa el año 2005.