Dignidad cínica “donde salta la pus, salta nomas” Iván Arias

El exministro Iván Arias entregó en persona al ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, la llave de su despacho. Cual si fuera un último hecho de nobleza cuyo único objetivo fuese cerrar con broche cínico de oro una gestión plagada de hechos de corrupción y malversación.

Arias fue el único ministro del gobierno defacto que entrego personalmente su despacho a diferencia del resto de Gabinete de Añez, ministros como el de la cartera de gobierno desaparecieron sin dejar rastro huyendo en la clandestinidad ante similares hechos de corrupción y abuso excesivo de los órganos de represión hacia un pueblo que debía lidiar contra el Covid 19 mientras era forzado a subsistir sin recursos, sin alimentación, sin esperanza solo con represión.

Más allá de la fachada ética que Arias impuso en esta entrega de despacho el ministro de los Avengers como cariñosamente era conocido en los medios debe afrontar las acusaciones sobre corrupción en su cartera ,denuncias hechas por Omar Duran su mismo director de Transparencia hechos dolosos contra el estado que van desde los negociados entre BOA y la agencia de viajes Tropical Tours y la corrupción en la Dirección General de Aeronáutica Civil denuncias que están admitidas en el Ministerio Público.