Critican que el Gobierno y defensores dejen ahora en inacción a la Chiquitanía devastada por incendios

El candidato presidencial del Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Luis Arce, cuestionó al gobierno de facto de Jeanine Áñez y a los defensores del medio ambiente que ahora dejen en “inacción” la defensa por la Chiquitanía, cuando el 2019 emitieron duras críticas a los gobernantes de entonces.
En conferencia de prensa, y acompañado de su vicepresidente, David Choquehuanca, el candidato a la presidencia por el MAS, sostuvo que el tema de la Chiquitanía es preocupante y lamentó que el régimen de Áñez, deslinde sus responsabilidades y deje todo en manos del Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz.
“A este gobierno no le preocupa, se deslindó de este problema y vemos a la Gobernación de Santa Cruz tratando de evitar más incendios. No se tiene un compromiso con el medio ambiente (…) como el año pasado, salían a defender y ahora no hay uno solo voluntario y eso llama la atención. Hay una falta de inacción que tiene este gobierno”, dijo Arce Catacora.
El candidato también lamentó que no se diga la verdad sobre las quemas y que no se difundan fotos ni filmaciones, ni siquiera en las redes sociales, como ocurrió el 2019, cuando los supuestos defensores del medio ambiente, y apoyados por los medios de comunicación, criticaron el trabajo que se realizó para apaciguar el fuego.
“Eso nos llama extremadamente la atención, es un tema que nos preocupa. Si nosotros estaríamos en el Gobierno ya tendríamos un supertanker, como lo hicimos el 2019(…), también había bomberos y voluntarios, ahora nada”, dijo el candidato.
De acuerdos a los reportes, como consecuencia de la sequía, el fuego arrasa otra vez a la Chiquitanía y otras zonas del oriente boliviano y, a estas alturas del año, ya hay más focos de calor que en 2019, que registró casi seis millones de hectáreas quemadas entre bosques y pastizales.
La situación más grave se vive en el parque nacional Otuquis, ubicado en el oriente del país, en la zona fronteriza con Brasil y Paraguay. Allí ya se han perdido 25.000 hectáreas en las últimas semanas.
Tanto activistas medioambientales y dirigentes cívicos denunciaron que el gobierno de Áñez no ha tomado ninguna medida para contrarrestar esta situación.
Entre el 1 de enero y el 22 de julio de 2020 se registraron 48.668 focos de calor en todo el país, según el Sistema de Información y Monitoreo de Bosques (SIMB) del Ministerio de Medio Ambiente. Durante el mismo período, en 2019, se registraron 44.902 focos de calor, lo que significa un incremento del 8,3%, hizo notar la Fundación Solón.
Si se consideran solamente las áreas boscosas, el incremento de focos de calor es más serio, de 11,3% (17.285 el 2019 y de 19.243 el 2020). Sin embargo, la peor situación la sufren las áreas protegidas del país, donde los focos de calor han aumentado en 42% (de 1.236 incendios en 2019 a 1.759 en 2020).