CEPR: Gran error de codificación revela otra falla garrafal en el análisis de la OEA sobre las elecciones de 2019

Un gran error de codificación en el análisis de la Organización de Estados Americanos sobre las elecciones de octubre de 2019 en Bolivia demuestra otra falla garrafal en ese análisis, lo que refuta nuevamente las afirmaciones de la OEA de que un fraude afectó los resultados electorales señaló en su portal el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) de los Estados Unidos.

El error fue revelado la semana pasada después de que Irfan Nooruddin, un politólogo de la Universidad de Georgetown en Washington, DC a quien la OEA había contratado para analizar los resultados de las elecciones, publicara sus datos por primera vez.

El economista del Centro de CEPR, David Rosnick, identificó que en los datos de Nooruddin las marcas de tiempo estaban ordenadas alfanuméricamente, en lugar de cronológicamente. Este fue un error vital para el análisis de la OEA, ya que sus alegaciones de un “cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares” dependían de la cronología de cuándo se informaron los votos.
En su informe final de auditoría sobre las elecciones, la OEA indicó que las tendencias observadas en el conteo rápido inicial también podían apreciarse en el conteo oficial; cuando esta conclusión está basada en marcas de tiempo ordenadas incorrectamente.
“La OEA no tenía una cronología real del conteo de votos de Bolivia, a pesar de que hizo acusaciones sobre un cambio en la tendencia de los votos a lo largo del tiempo que sugería la existencia de un fraude”, dijo Rosnick.
El error de codificación significa que cada día va de “01:00 a.m.” a “12:59 p.m.”, lo que significa, por ejemplo, que Nooruddin consideró actas con una marca de tiempo de “01:00 p. m.” antes que las actas marcadas con la hora “01:01 a.m.” el mismo día (21 de octubre). Esto hace imposible que Nooruddin y la OEA hayan podido analizar adecuadamente las tendencias de la votación a lo largo del tiempo.