Bolivia: señalan alta corrupción dentro del Gobierno de facto

En medio de la pandemia y a solo seis meses del Gobierno de facto de Jeanine Áñez, se han develado varios actos de corrupción dentro del gabinete ministerial, así como en otras instancias enlazadas a la actual administración.

Medios locales de Bolivia, han expuesto elementos de corrupción, actos de despilfarro y uso indebido de los recursos públicos del país; acciones llevadas a cabo incluso en medio de la crisis sanitaria que enfrenta el mundo.

La administración de Áñez ha sido señalada de cometer nepotismo, manejo de recursos públicos para efectos personales, manipulación de empresas estratégicas, irregularidades en el gabinete ministerial y de extender su permanencia en el Gobierno.

A la mala reputación de la gestión interina, se suma el caso protagonizado por la hija de Áñez, Carolina Ribera Áñez, quien en medio de la cuarentena convocó un encuentro en La Paz, donde acudieron otros hijos de funcionarios públicos haciendo uso de un avión de la Fuerza Armada Boliviana. Se presume, habría sido un encuentro social.

El hecho ha sido introducido ante la Fiscalía de Tarija, por burlar las medidad de confinamiento y poner en riesgo a la población. El Ministerio Público accedió a recibir la denuncia tras negarse en distintas oportunidades.

Desde el programa de teleSurtv, Es Noticia, el corresponsal en Bolivia, Freddy Morales, ofreció detalles de lo que se vive actualmente en el país en materia de salud y política. 

Entre las recientes inconsistencias del Gobierno de Facto, se encuentra la renuncia del ministro de Desarrollo Productivo, Wilfredo Rojo, quien salió del cargo el pasado 8 de mayo, siendo sustituido por Oscar Ortiz, precursor del golpe de estado contra Evo Morales.

A las renuncias se suma la de Rafael Quispe, quien era director del Fondo de Desarrollo Indígena, fue destituido de su cargo y es actualmente investigado por la Fiscalía por presunta comisión de delitos contra la salud pública. También renunció el ministro de Minería Carlos Huallpa.

En medio de las inconsistencias del Gobierno de facto, ciudadanos continúan manifestando su rechazo al manejo de la actual administración ante la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus. Además, piden la renuncia de Áñez y del del ministro de gobierno, Arturo Murillo.

Fuente: Telesur