Abogado que enjuició a Goni: Lo ocurrido en Senkata y Sacaba fueron masacres que deben ser investigadas

Una investigación académica realizada por la Clínica Internacional de Derechos Humanos de Harvard, estableció que los hechos de violencia en Sacaba y Senkata, ocurridos en 2019, fueron “masacres” que aún deben ser investigadas, dijo este viernes el abogado estadounidense, Thomas Becker, cabeza dela institución y reconocido por haber llevado a la justicia de su país al genocida Gonzalo Sánchez de Lozada.

El jurista, entrevistado en el programa Primer Plano, de Bolivia Tv, dijo que existen indicios materiales suficientes, como informes de balística y otros, para impulsar un juicio en Bolivia y en estrados internacionales especializados en temas relativos a violaciones a los derechos humanos.

“Nosotros, en la Clínica de Derechos Humanos de Harvard y la red universitaria que trabaja con estudiantes, profesores abogados de Yale y otras universidades, hemos hecho una investigación en 2019. Yo estuve en Sacaba el día de la Masacre. Fue una investigación académica, fría. Y eran masacres”, sostuvo el abogado.

Dijo que en la investigación internacional se realizó estudios balísticos que demostraron que los proyectiles salieron del lado de los uniformados, tanto en Sacaba como en Senkata. Incluso, dijo que aún hoy existen orificios de los proyectiles en las paredes.

El abogado, quien asesora a las víctimas de la masacre de octubre de 2003, indicó que las matanzas de Senkata y Sacaba, ocurridas durante el régimen de Jeanine Áñez, ocupan el segundo lugar en la historia democrática de Bolivia en cuanto a su nivel de violencia.

Becker indicó que en el actual gobierno existe un “ambiente mejor” para impulsar un proceso judicial nacional e internacional a Áñez, a su gabinete y a los uniformados que participaron en las masacres.

Explicó que en la jurisprudencia internacional ya no se acepta la justificación usada por los nazis, en sentido de que los asesinatos se produjeron no por voluntad propia, sino por órdenes superiores.

El abogado también reveló que la gestión de Áñez contrato una empresa de EEUU, especialista en cabildeo político, para limpiar su imagen y la de su gobierno en cuanto a derechos humanos y democracia.

Esa empresa estadounidense, dijo Becker, fue sancionada debido a la difusión de mensajes falsos para favorecer a Áñez, indicó.